9 ideas para el manejo inteligente de tu tiempo

productividad-personal-9-ideas-gestion-del-tiempo2

Cuando las personas se quejan de que no tienen suficiente tiempo para hacer algo, lo que realmente están diciendo es que la cosa no es una prioridad, y lo que están haciendo es elegir otra actividad en su lugar.

Seamos realistas, el tiempo no se puede manejar ¡pero puedes manejarte!

Puedes decirle al tiempo que dure más, pero simplemente no lo hará. Así que en lugar de tratar de manejarlo, debemos manejarnos a nosotros mismos y utilizar nuestro tiempo lo mejor posible. La mejor manera de comenzar a gestionar tu tiempo es echar un vistazo a tu ocupada vida y luego desarrollar un plan, una visión o un programa.

Como quieras llamarlo, dará a tu vida una buena dirección. Si no tienes un plan o, al menos, un objetivo a largo plazo, no sabrás qué camino es el correcto a tomar en tu vida diaria. Así sea ir al supermercado sin una lista de compras, o decidir si trabajar a tiempo completo, un plan es lo que más necesitas. De lo contrario, estarás tomando decisiones al azar y simplemente no funcionará tan bien.

1. Establece prioridades.

Escribe cada prioridad para ver si ayuda (generalmente lo hace). Escribir tus prioridades te ayuda crear una especie de mapa para la vida y te permitirá ver fácilmente cómo pasan cada uno de tus días. Por ejemplo, si tienes claro que tu prioridad es realizar una salida en familia, entonces serás capaz de decir “NO” a otras actividades que tendrían lugar en ese momento.

Si el tiempo libre es una prioridad, entonces puedes optar por limitar la cantidad de actividades extracurriculares en las que un niño participa. Establece tus prioridades, con integridad y luego adhiérete a ellas. También serás capaz de ver cuando te estás desviando de cualquier ruta designada. Si estás descarriándote a menudo, entonces tal vez es hora de reevaluar tu plan y, a partir de ello, decidir si aún resulta funcional a tus intereses actuales.

2.  Elimina esos “ladrones de tiempo

Se realista respecto de a qué cosas o actividades le dedicas tu tiempo. Inclusive una buena idea es utilizar más a menudo un temporizador para llevar a cabo ciertas actividades. De esta forma, podrás tener un control más preciso del tiempo que inviertes a una actividad en particular. Un buen plan es trabajar durante 45 minutos por hora, y luego hacer una pausa de unos 15 minutos. Puedes dedicar este “recreo” a otras actividades recreativas como ser ver televisión, navegar por Internet, escribir e-mails, leer revistas, etc. Tómate un tiempo libre y luego vuelve centrarte en las tareas que has marcado como prioritarias. Permitirte este tipo de “recreos” te hará sentir más fresco y motivado para enfocarte en lo que realmente importa.

3. Mantén el control de tus llamados telefónicas y otras interrupciones.

Utiliza un cronómetro al hacer o recibir llamadas telefónicas de poca importancia. Se estricto contigo mismo en esto y te ahorrarás un montón de tiempo. Ponte un límite de tiempo para que puedas pasar a la siguiente cosa importante. Un simple: “Disculpa, debo ocuparme de algo importante ahora, ¿podemos conversar en otro momento?” puede ser de mucha utilidad para finalizar conversaciones sin importancia.

4. Compras, compras y más compras. 

A quienes les gusta ir de compras pueden perder la noción del tiempo e incluso perder un día entero sin darse cuenta. Enfócate organizar tus “excursiones” de compras. Haz tus compras con una lista e inclusive utilizando un temporizador o una alarma que te avise cuando ya has dedicado suficiente tiempo a ello. Ve a la tienda por las cosas que necesitas exclusivamente. Si estás en una tienda para tomar ventaja de una oferta, establece un tiempo límite para pasear y mirar; cuando suene tu alarma, ¡ya está! Vuelve a centrarte en tus prioridades y las cosas que definiste querías lograr ese día.

5. Coordina tus tramites, mandados o diligencias.

Haz tus diligencias cuando las tiendas estén menos ocupadas. Averigua más precisamente los horarios de las tiendas, bancos u oficinas a las asistes normalmente. Siempre sabrán indicarte cuales son los días y horarios con menor afluencia de gente. Organizarte para realizar trámites en esos días y horarios te ahorrará mucho tiempo.

Agrupa las tareas por tipo y ubicación. Esto significa que necesitaras una lista de diligencias, mandados o trámites.

Determina dónde se puede hacer cada una. Además, siempre puedes elegir alguna ubicación donde puedas realizar más de una ese mismo día. Un buen ejemplo son las tiendas departamentales en las que puedes comprar desde alimentos a herramientas o alimento para mascotas. Ahorrarás tiempo valioso.

6. Acumula tiempo libre.

Por lo general, pensamos que las cosas pasaran más rápido de lo que realmente lo hacen. Deja tiempo libre en tu día para cuando la vida decida ser impredecible. Además, deja pequeños lapsos de tiempo entre cada tarea en caso de que haya mucho tráfico o que surja algún imprevisto. Si no hay emergencia alguna, entonces podrás relajarte, leer, hacer llamadas, escuchar la radio, o disfrutar de un rico café, té o saludable jugo.

7. Dile “NO” a la locura de ultimo minuto.

Siempre planifica con anticipación. Planear con anticipación te quita un poco de tiempo, pero no tanto como para dejar de planear. Vivir tu vida cómo por accidente , “a la buena de Dios” o siendo totalmente reactivo, conduce a más de lo mismo.

Vive con propósito e intención y lograrás hacer más cosas. Sentirás que las cosas están algo más bajo tu control y podrás disfrutar más de tu tiempo, enfocándote en lo que más te importa.

Crear un sector el cual tengas tu lista de tareas, recibos, documentos, direcciones y otros datos que necesitarás durante el día es ideal. También los niños deben tener un lugar para sus mochilas escolares y demás útiles o artículos relacionados con la escuela u otras actividades extra-curriculares a las cuales asistan. Crea tu lista de compras de alimentos de manera práctica y ubícala en un lugar bien accesible para poder ir completándola a medida que detectas que necesitas algún ítem. Hacerlo evitará compras compulsivas y mandados de último momento.

8. No significa ¡NO!

Evalúa cada SI… sólo dispones de 24 horas en tu día como todo el mundo. ¡Haz de ti misma una prioridad y di NO a alguien hoy! Date un respiro…. Una buena regla es evitar responder de inmediato a cualquier invitación, solicitud, pedido o demanda, sea de un miembro de tu familia, un cliente o un amigo. Siempre puedes volver a llamar y decir que sí después.

Cuando no dices NO terminas con horarios demasiado extensos y una gran cantidad de compromisos y exigencias que puede volver loco a cualquiera. Considera esto inclusive para tus niños, si los tienes. Demasiadas actividades, por más entretenidas que sean, pueden terminar incluyendo un nivel de estrés no deseado. Los niños no sólo necesitan tiempo para tareas, estudio, deportes, comer y dormir; también necesitan tiempo libre en casa para jugar creativa, tranquila y relajadamente.

9. Delega Autoridad.

Tan pronto como tus hijos tengan la edad suficiente, enséñales a ser ordenados, a colaborar con la limpieza y otras tareas domésticas. Incluye por supuesto a tu cónyuge y comparte las responsabilidades y necesidades de la familia y el hogar. Esto creara armonía en la vida de toda la familia.

Escribe tu comentario

Tu opinión nos interesa!

Etiquetas: , ,

Categorias: Destacados, Productividad Personal, Tips y consejos de productividad

Comentarios (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Sitios que enlazan a este articulo

  1. Bitacoras.com | mayo 21, 2014

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Curso Online: 21 Días para Organizar tu Vida y tu Negocio
    <