Productividad: cómo organizar tu balance de fin de año

Después de un año de trabajo duro ejercitándote en tus metas personales y laborales, llega el momento del balance. Es momento porque ¡te lo mereces!

Un balance nos ayuda a ver los avances que realizamos en diferentes áreas y también es motivante.

No importa si lo haces con papel y lápiz, o si utilizas una herramienta informática. No importa si lo haces a pocos días de fin de año, en los primeros días del año o en Marzo.

Lo que importa es que lo hagas porque lo que obtendrás será mucho material y del valioso para reflexionar sobre tus logros, la base para diseñar tu próximo ciclo; y poner en la mesa los temas que quedaron pendientes.

Hoy te compartimos varias ideas prácticas para organizar un balance productivo de fin de año.

¡Vamos! Llegó tu hora de sentar las bases para tu próximo y exitoso año.

Productividad: cómo organizar tu balance de fin de año

Productividad: ¡momento de balance!

Productividad: ¡momento de balance!

Después de un año de trabajo duro ejercitándote en tus metas personales y laborales, llega el momento del balance. Es momento porque ¡te lo mereces! Veamos por qué mereces un balance, qué tiene de importante para nuestra vida:

1. Un balance nos ayuda a ver los avances que realizamos en diferentes áreas.

Si estamos en la búsqueda de ser mujeres más productivas, es necesario hacer “mediciones”. Un balance es una forma de medir cómo avanzamos, hasta dónde llegamos, qué nos queda por seguir mejorando, aprendiendo; y cómo nos organizamos también.

Muy importante: haz el balance con una actitud positiva. Lo que has hecho en el año que se está yendo, ¡excelente! Lo que queda pendiente, ¡excelente! ¡Sí!, porque será una estupenda oportunidad para desafiarte a lograrlo el próximo año y seguir aprendiendo.

2. Un balance es motivante.

Darnos cuenta de qué cosas hemos logrado en el año nos da reconocimiento. Si no das espacio para evaluar tu camino, difícilmente te des cuenta en los “apuros” y “urgencias” del día a día. Todos tenemos logros por los cuales felicitarnos.

Hacer un balance tiene que ver con darte cuenta de que has crecido, de que el cansancio del fin de año ha valido la pena y de que arrancarás el próximo año cargada de energía para los nuevos retos.

¿Quieres algunas ideas prácticas para organizar tu balance productivo de fin de año?
Empecemos.

Hazte espacio para el balance del año.

Si el año pasado agendaste tu balance productivo del año, ¡felicitaciones! Entonces, sólo dedícate a ello el día señalado. Si no tuviste en cuenta agendarlo, no hay problema. Ahora mismo,  toma tu agenda y define cuándo será el día “B” en los próximos días, semanas o meses.

No hay reglas. Hay quienes prefieren hacerlo un par de semanas antes de fin de año, otros prefieren las primeras semanas del año y otros, en Marzo. Tú estarás a cargo de tu Balance, decide cuándo deseas hacerlo.

 

Crea el ambiente adecuado.

Hacer un balance necesita de un moment0 a solas y de tranquilidad para reflexionar y planificar. Cuando llegue el día “B”, encuentra un espacio en casa donde puedas sentarte a pensar con serenidad, donde no seas interrumpida a cada instante con llamados telefónicos o peticiones de la familia.

Otra opción interesante es hacer tu balance fuera de casa. Tómate un par de horas o media mañana para pasarlo en tu café favorito o en el centro de trabajo compartido –coworking– donde sabes que prima el clima de trabajo que requiere realizar tu balance de fin de año. ¡¿O por qué no un día “B” al aire libre?! Lleva tu balance al parque más cercano de tu localidad, el contacto con la naturaleza será un gran aporte para despejar tu mente y respirar aire puro que colaborará en una nueva visión para el próximo año.

Realiza el balance… ¿balances?

Tenemos varias áreas para evaluar, ¿verdad? Pues no es necesario que ese día realices tres, cuatro o cinco balances. Imagínate: ¡estarías todo el día y no te alcanzaría! La idea es que seas capaz de evaluar tu año en general. Luego, podrás evaluar en detalle, por ejemplo, los números de tu negocio; ya que este tipo de análisis requiere más detalle, más tiempo y tal vez la colaboración de un profesional externo. Por ello, no caigas en la tentación de llevarte todo este trabajo en esas horas fuera de casa.

Para hacer el balance general, ayúdate tomando diferentes áreas: por ejemplo, personal y profesional. A su vez, dentro de PERSONAL, podrías incluir: salud, desarrollo personal, familia, participación en la comunidad, etc. Y dentro de PROFESIONAL, tal vez incluirías: negocio, capacitación, participación en asociaciones profesionales, etc.

Utiliza la herramienta más cómoda.

Toma papel y lápiz y… ¡lista para tus horas de balance! Muchas personas encuentran muy práctico y creativo trabajar con papeles de distintos colores para evaluar las distintas áreas. Además resulta revelador hacer sus anotaciones con lápiz.

Otros prefieren utilizar una cartulina o afiche grande e ir armando un diagrama general con las áreas, y allí plasmar sus notas y comentarios. Así obtienen un mapa mental integral de la situación del año.

Mientras que otros prefieren utilizar herramientas informáticas. En Internet encuentras cientos de aplicaciones online para administrar tu tiempo, calendarios, gestores de proyectos o similares.

La herramienta es lo de menos, lo de MÁS es hacer TU balance.

Evalúa tu productividad.

¡Claro que sí! ¿Creíste que nos habíamos olvidado? Cuanto más productiva seas, más disfrutarás de las distintas áreas de tu vida diaria. También es momento de revisar tu productividad.

Evalúa: ¿has encontrado más productivas tus jornadas?, ¿necesitas ajustar tus horarios de trabajo en casa?, ¿necesitas diseñar un nuevo calendario de actividades para tus quehaceres domésticos?, ¿pudiste equilibrar el trabajo desde casa y tu trabajo como ama de casa?, ¿debes delegar algunas actividades para enfocarte en tu negocio?, ¿necesitas utilizar alguna herramienta web? Revisar con cuidad y diseña tu nueva y productiva vida para el año siguiente.

Destaca tus logros.

Toma tus logros más sobresalientes y escríbelos en una hoja aparte. Cuélgala a la vista en la pizarra de tu oficina en casa, o adjúntala en tu organizador o agenda diarios. ¡Empieza el año apoyándote en tus logros!

Agenda lo pendiente.

En tu balance, verás que quedan algunos temas que no pudiste llevar a cabo o bien, que no han salido como lo planificaste. Toma nota de tus pensamientos, pregúntate qué pasó. Pero especialmente, reflexiona cómo solucionarás ese problema o tema, qué estrategias podrías implementar el año siguiente. No te quedes estancada en el “por qué no pude hacerlo”. Evalúa la situación pero no te ensañes contigo.

Muy importante: agenda los pasos a seguir. Si la meta es desafiante y ambiciosa, divídelo en etapas. Pero, ¡agenda tus próximos pasos! Luego, harás ajustes según tu conveniencia. ¡Agenda tus próximos logros!

Esperamos que estas ideas te ayuden a hacer el balance de fin de año. Recuerda que te lo mereces: los logros obtenidos en el año que se va motivarán tus futuras metas. ¡Felicitaciones por el trabajo del año! Y… felicitaciones anticipadas por lo que vendrá .

Imagen: chez_sugi  – Flickr.

*****
¿Cuándo realizas tu balance del año?
Cuéntanos tus secretos de organización. ¡Nos encanta leer tus tips!

Escribe tu comentario

Tu opinión nos interesa!

Etiquetas: ,

Categorias: Destacados, Productividad Personal

Comentarios (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Sitios que enlazan a este articulo

  1. Bitacoras.com | diciembre 5, 2011

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Curso Online: 21 Días para Organizar tu Vida y tu Negocio
    <